“Es posible una una reforma” en Estados Unidos

loading...

En un discurso en el que quebró con su estilo, el presidente de Estados Unidos buscó dejar atrás el caótico inicio de su presidencia. No fue el mismo Trump de siempre. El Trump que brindó su primer discurso ante ambas cámaras del Congreso, generales, jueces de la Corte Suprema y su gabinete dejó de lado.

La inmigración fue uno de los temas centrales del mensaje.

Abrió la puerta a una “reforma migratoria” al proponer una inmigración “basada en el mérito”, similar, dijo, a la de Canadá o Australia. “Creo que es posible una reforma migratoria positiva, siempre y cuando nos enfoquemos en lo siguiente: mejorar los empleos y los salarios de los estadounidenses, fortalecer la seguridad de nuestra nación y restablecer el respeto a nuestras leyes”.

Reiteró su promesa de construir un muro en la frontera con México y volvió a criminalizar a los inmigrantes al llevar de invitados a familiares de personas asesinadas por inmigrantes indocumentados. Las estadísticas muestran que la tasa de criminalidad es inferior entre los inmigrantes respecto de los nativos.

Trump buscó acallar todas las críticas
En otro tramo de su discurso el presidente elocuente y serio, repasó decisiones, dijo que había hecho lo que había prometido, condenó crímenes de odio -algo que no había hecho- y rindió homenaje a la viuda de William “Ryan” Owens, un momento que se llevó la mayor ovación de la noche. (El padre de Owens se rehusó a reunirse con Trump, y ha pedido una investigación).

“El tiempo para pensamientos chicos ha terminado. El tiempo para peleas quedó atrás nuestro. Sólo necesitamos coraje para compartir los sueños que llenan nuestros corazones”, dijo al cierre.
“Es posible una una reforma” en Estados Unidos
loading...
Compartir En
loading...

Compartir En
Previous Post
Next Post